Médicos Humanismo.

La salud es un asunto propio, una conquista personal que no nos puede ser enajenada.”La labor de médico se asemeja más a una tarea educativa que impositiva.”

Los enfermos claman más humana. Ansían retroceder hacia esa época en la que el enfermo era una persona y no un cuerpo atomizado en órganos, funciones y patología localizadas. Pero al mismo tiempo persisten con una cultura de satisfacción a cualquier precio exigiendo que se les brinde cada vez más aparato sostificada, de última generación, rechazando el más leve dolor.

Es innegable que todos los progresos en la ciencia médica deben tender al bienestar del ser humano y no a costa de él.

La humanización es un proceso evolutivo ligado a la historia de la medicina, parecería que el humanismo dejó ser el “protagonismo relumbrante que fue hace años en la cotidiana consulta interpretada como un hecho sociológico.”

La consulta es un acto que no debe desentrañar los aspectos orgánicos del consultante, sino también las variantes del sistema familiar, de la comunidad, que lo rodea, de su concepción respecto de la salud y la enfermedad y del respeto a la medicina.

El médico debe atender al paciente como una persona y no como un recipiente de órganos funcionando como un robot y dejar de lado los factores burocráticos y de accesibilidad económica que puede prostituir la consulta.

Hasta 50 % de población en ZMG puede tener Giardia o Amibas en ...

Quizá los pediatras por su perfil psicológico están impregnados de una matriz sociológica con la evidente incorporación de la familia del niño y del adolescente, adquiriendo características de un “médico de familia.” El hecho que el médico tratante está obligado a usar una perceptible dosis de humanismo; debe hacer el mayor de esfuerzo por tener en su orillo de su tela humana marcas que acrediten verdadera vocación para el trato espiritual en dejar por su puesto de incetivar su idoneidad y responsabilidad.

Los médicos deben asimilarse más al humanismo que al tecnicismo.

Retrocediendo en el tiempo creo que la nostalgia humanización ha de volver y que la medicina hará franca y verdadera amistad con los secretos del alma. Admitirá en su seno al humanismo como estrella fulgurante de su vida.

Volverá nuevamente un médico de la familia seguro con otros matices pero no será tecnofobia por lo contrario se respetará todos los progresos de la técnica que no daña, sino que beneficia la vida confortable aún durante la intrusa enfermedad para transformarla en una “impostora menor y soportable.”

Alguien con cierta ironía y con bastante verosimilitud, augura que nos curaremos en el futuro tan cercano sin la presencia humana del médico.

Utopía que espero que no se cumpla.

Dr. Abraham Cosin mayo de 1998 +

Dr. Juan Marcelo Cosin.