Malnutrición.

Alertan sobre un 43% de malnutrición en niños que van a comedores.

Así lo señala un estudio sobre casi 25 mil menores de 19 años en 14 provincias.

El Instituto de Investigación Social, Económica y Política ( Isepci) dieron a conocer un nuevo informe sobre la situación nutricional en los barrios más pobres del país. El estudio arrojó que en el primer semestre de este año, el 29% de los niños de hasta dos años analizados registran condiciones de malnutrición, indicador que asciende hasta el 43% entre los niños y adolescentes de entre 2 y 19 años.

El relevamiento, que se realiza desde siete años, abarcó en esta ocasión una muestra de 24.647 niños y adolescentes de 14 provincias que concurren a comedores comunitarios. “La mitad de los chicos y chicas presentan altos valores de malnutrición. Esto es un grave riesgo nutricional que impacta en el déficit de crecimiento en los primeros años de vida (talla y peso), y también epidemiológico, con potenciales enfermedades no transmisibles, como síndromes metabólicos por malnutrición a edades tempranas”, señaló Laura Lonatti, coordinadora del área técnica del Isepci.

Como en las ediciones anteriores, el estudio apunta a la incidencia en la salud de niños y adolescentes de bajos recursos que acceden a una alimentación de poca calidad nutricional, con exceso de harinas y grasas y falta de frutas, cereales, carnes y huevos, lo que genera el aumento de lo que definen como “niños pobres gordos” en las barriadas más postergadas. Un fenómeno que se agrava cada vez que la inflación impacta en el poder de compra de los sectores de bajos recursos, limitando el acceso a mejores alimentos.

chicos-comiendo - Diario Móvil - Noticias de San Juan Argentina

La organización Barrios de Pie y el Instituto de Investigación Social, Económica y Política ( Isepci) dieron a conocer un nuevo informe sobre la situación nutricional en los barrios más pobres del país. El estudio arrojó que en el primer semestre de este año, el 29% de los niños de hasta dos años analizados registran condiciones de malnutrición, indicador que asciende hasta el 43% entre los niños y adolescentes de entre 2 y 19 años.

El relevamiento, que se realiza desde siete años, abarcó en esta ocasión una muestra de 24.647 niños y adolescentes de 14 provincias que concurren a comedores comunitarios. “La mitad de los chicos y chicas presentan altos valores de malnutrición. Esto es un grave riesgo nutricional que impacta en el déficit de crecimiento en los primeros años de vida (talla y peso), y también epidemiológico, con potenciales enfermedades no transmisibles, como síndromes metabólicos por malnutrición a edades tempranas”, señaló Laura Lonatti, coordinadora del área técnica del Isepci.

Como en las ediciones anteriores, el estudio apunta a la incidencia en la salud de niños y adolescentes de bajos recursos que acceden a una alimentación de poca calidad nutricional, con exceso de harinas y grasas y falta de frutas, cereales, carnes y huevos, lo que genera el aumento de lo que definen como “niños pobres gordos” en las barriadas más postergadas. Un fenómeno que se agrava cada vez que la inflación impacta en el poder de compra de los sectores de bajos recursos, limitando el acceso a mejores alimentos.

“La malnutrición es un problema crónico y estructural, lo cual enfatiza la necesidad de desarrollar mediadas urgentes.

Invito a ver videoconferencia que se publicó en la Web bajo el título de: “Contra vientos y mareas hasta erradicar la desnutrición en el Mundo.”

Brindada por el Dr. Fernando Monckeberg Barros. Es una síntesis muy importante entre nutrición, calidad de vida  y la importancia que tiene en el desarrollo del niño presente y futuro.

Las conclusiones que llega el Dr. Mönckeberg  son reales y demuestra cómo la inadecuada sociedad lleva al niño a las dificultades en el aprendizaje, dificultades en el desarrollo intelectual y físico, no solo por la falta de una adecuada y oportuna alimentación, sino también por las faltas de las cualidades en la comunidad donde le tocó convivir.