Pedagogía del caos como alternativa en la educación juvenil.

―La ciencia avanza más por sus errores que por sus aciertos MORÍN―

MORÍN Resumen: las certezas que el hombre ha construido a lo largo del siglo XX están decayendo, entre ellas la pedagogía tradicional, que no supo adecuarse a los desafíos del nuevo orden mundial que para muchos se puede denominar posmoderno, por su carácter de rompimiento con la los viejos paradigmas modernos, los cuales intentaban dar una visión de uniformidad y linealidad al mundo.

La pedagogía posmoderna de construye lo planteado con la pedagogía tradicional y lo vuelve a construir en un mundo dominado por la diferencia y el caos en los procesos sociales.

CONTENIDO

El mundo moderno ha creado modelos científicos con el objetivo de presentarnos un universo ordenado y sistemático manejable por medio de fórmulas, ecuaciones y leyes, un mundo positivista en donde no hay cavidad para el error y la inexactitud. Pero todo esto parece que ha venido cambiando en los últimos años con las propuestas científicas que ponen en tela de juicio la linealidad, la uniformidad, la igualdad y la exactitud del método científico característico del siglo XX.

Las ciencias exactas que eran el estandarte del método científico por su precisión en ubicar y ordenar los fenómenos físicos se habían transformado en una visión inexacta del mundo durante los comienzos del siglo XX. Los planteamientos de Gauss con su probabilidad donde todo procedimiento científico posee márgenes de error; Poincaré el movimiento caótico del universo contradiciendo la linealidad de las leyes Newtonianas; Einstein con la teoría de la relatividad, la visión de cada cual es relativa según su ubicación y velocidad, el tiempo la masa y el espacio son relativos; Heisenberg con su principio de incertidumbre; Bronowski con su principio de tolerancia.Todas estas nuevas posiciones establecieron un nuevo modo de ver el mundo científico en general, pues si se esperaba esto de las ciencias exactas que se podría esperar de las ciencias humanas y sociales.

.La nueva visión científica basada en discontinuidades de diferencias de desequilibrios, de irregularidades indeterminación de experiencias donde ya no existe sólo una opción no se debe confundir con desorden, pues el hombre trata de ordenar su mundo, pero en consecuencia el mundo no se puede ordenar a voluntad de éste y en su afán de ordenarlo no lo comprende y aparece el caos, a causa de un horizonte de posibilidades, un abanico de mundos impensados pero posibles. Este es un aspecto de la posmodernidad el universo no es lineal toda recta pertenece a una curva ya no existe tan solo una opción, es lo maravilloso el mundo de lo múltiple, existe la posibilidad del error surgen los valores de la diferencia, la participación la tolerancia. El equilibrio, el orden, lo idéntico representa al hombre moderno; el desequilibrio, el caos, lo no idéntico al hombre posmoderno. Esta es la teoría del caos la que se vale de las irregularidades y las problemáticas para acercarnos a la comprensión de la realidad.

De ciclones y mariposas: la teoría del caos, la irreversibilidad ...

Definición de la pedagogía del caos y su encasillamiento en la posmodernidad:

Esta es una teoría la cual ha tomado argumentos prestados de la su par físico-matemático con el objetivo de aplicar un componente cualitativo a la educación esto es expresado en palabras de Eduardo Ibañez de la siguiente manera: Se trata de una extrapolación cualitativa, en la que se aplican metafóricamente los conceptos de la teoría homónima. Lo que implica que no está probado matemática ni empíricamente que el comportamiento del sistema educativo modelado por la pedagogía de marras sea realmente caótico, y mucho menos, caótico determinista. Esta teoría extiende las nociones claves de la teoría del caos a la educación. Se injertan así las ideas de

“inestabilidad dinámica‖, “efecto mariposa‖,

Los propios planteamientos de la teoría de la caos es hablar de mundos inesperados pero posibles también se habla de soluciones inesperadas pero posibles.

Por supuesto, como se aprecia la posmodernidad se caracteriza por ser no bienvenida en los círculos académicos modernos, pero no significa que se inscriba mejor en unas disciplinas que en otras 10. Es decir que la posmodernidad en la pedagogía del caos puede ser validada, con el siguiente argumento: que mientras la pedagogía tradicional trata de llevar orden y soluciones por medio de modelos teóricos para la solución de problemas educativos, la pedagogía del caos por el contrario se vale de esos problemas para establecer o mitigar la problemática que presentan las relaciones y los actores educativos por medio de las experiencias propias.

Se habla de la nueva forma de ver el conocimiento de aplicar el principio de inteligencia: la inteligencia no es saber las cosas de menoría es la capacidad de utilizar esa habilidad cognitiva frente una situación problema, al respecto.

Esther Díaz opina como debe ser apreciado el conocimiento bajo la mirada de la pedagogía del caos: Antes el conocimiento se acumulaba, ahora se descarta. Mejor dicho, se aprenden cosas que en poco tiempo dejan de tener vigencia. Por ejemplo, los programas de computación que “envejecen” tan pronto como se los comienzan a manejar con cierta soltura. Se trata entonces de estar abiertos a nuevas capacidades e informaciones, más que a la adquisición definitiva de los conocimientos.

En sí en qué consiste la propuesta:

Bueno teniendo una visión de lo que se trata la pedagogía del caos se pasará a establecerlo que se quiere hacer: primero que todo se sabe que la educación está dividida en dos componentes: enseñabilidad y aprendizaje esta es una propuesta que está dirigida a enseñabilidad. Es decir que es una propuesta dirigida a los jóvenes maestros quienes al encontrarse con su oficio se dan cuenta que los modelos pedagógicos son en ocasiones insuficientes para desarrollar una clase. Lo que se encuentra es decepcionante a causa que la mayoría de modelos pedagógicos que se vieron durante la carrera no abordaron la realidad del modelo educativo local. Por este motivo es útil la pedagogía del caos que prepara al maestro a ver en las dificultades oportunidades de desarrollo; a resolver problemáticas educativas que involucre en las múltiples soluciones, a los principales actores educativos: los estudiantes.

Pero este no es un problema que se derive de nuestro contexto es un problema de la pedagogía como disciplina ya que el afán de la pedagogía tradicional es de simular la realidad pero no de abordarla.

La pedagogía entró al camino peligroso de la de la reducción de la acción educativa a esquemas, a líneas, a lo mesurable, a lo predeterminado, a lo tangible, a lo organizado, a lo totalmente controlable entrando al mundo de la simulación.

Las oportunidades que presenta la pedagogía del caos son innumerables porque esta no queda en una realidad perfecta, ni en la creación de hiperrealidades por que los modelos no reflejan la realidad. La pedagogía del caos ayuda al maestro a rescatar lo humano de la vida escolar, mirar hacia la familia, hacia la formación de los ciudadanos para el mañana preguntarse por el carácter netamente humano, de la formación de individuos para el mundo de la vida; volver a cuestionarse sobre problemas reales de conocimiento y de competencias sociales que se integren en un proceso dialéctico. Es menester anotar que la pedagogía como ciencia lo que debe hacer es crear: inventar y/o descubrir y no dedicarse especulativamente guiar una práctica y/o criticarla y/o reformarla.

La propuesta pedagógica establecida aquí es la creación de mundos alternos educativos que colaboren con el desarrollo del estudiante, donde el maestro se valga de lo diferente, de lo sensible de las relaciones múltiples y de lo caótico de nuestra sociedad para fortalecer las falencias que presentan los jóvenes y le den sentido a lo que aprenden en la escuela. Todo esto se hace por medio de la creatividad para abordar el conocimiento por parte del maestro. De la capacidad de aplicación de didácticas que comprometan al estudiante en un aprendizaje autónomo y significativo.

La juventud es la maravillosa etapa de la vida cuando la expresión latina alcanza sus máximos índices de satisfacción, de deleite, de locura, de goce pagano y hedonista. Es el momento preciso para no pensar, para actuar, para disfrutar y para cuestionar. La implacable y rígida seriedad tendrá será posteriormente incorporada, en este momento, durante la juventud, es perfectamente deleznable.

Un Espacio para Pensar y Sentir lo Juvenil

Con el objetivo de ―reconocer las inquietudes de los jóvenes en sus expresiones artísticas, políticas y sociales, a partir de un diálogo entre jóvenes líderes, estudiantes, docentes e investigadores, se desarrolló el III Encuentro Interuniversitario de Inquietudes Juveniles, en el marco de la celebración de los 31 años de la Universidad de Boyacá, sustentado en los principios éticos, antropológicos, filosóficos, psicológicos y sociológicos de la Universidad de Boyacá.

  • Ético, porque consideramos que la generación de espacios que nos ayuden a replantear el ser y el quehacer de la juventud en el actual contexto colombiano es una responsabilidad moral.
  • Antropológico y Psicológico, porque el encuentro establece una opción por la formación del joven, relacionada con su subjetividad y su proyecto de vida, y se enmarca en la perspectiva de desarrollo humano.
  • Filosófico, porque el encuentro pretende ser un espacio para que los jóvenes piensen y se pregunten por las diversas realidades que de una u otra manera les afectan.
  • Sociológico, porque creemos radicalmente en el importante papel de la juventud en la construcción del proyecto de sociedad.

Asumir la juventud como campo de conocimiento y como punto focal de investigación y desensibilización se ha convertido en uno de los supremos retos de la academia. Se espera que este encuentro se consolide como el espacio convergente de las ideas de jóvenes e investigadores, donde se ayude a comprender, desde diversas perspectivas teóricas, las realidades juveniles y su gran posibilidad de transformación social, para que desde allí se construya una sociedad más justa, más digna y participativa para los jóvenes y para todos.