Profesores fueron becados para apoyar la salud mental de sus alumnos en la pandemia.

Este programa lo que busca es entregar a profesores y asistentes de la educación los elementos necesarios para trabajar con estudiantes y sus familias para reducir el estrés que puede suceder en estos contextos.

El estrés y la ansiedad durante la pandemias es un verdadero desafío, tanto para los profesores como para los alumnos.

Interesante de este proyecto es el interés habiéndose entregado 50 becas para una formación de agentes Comunitarios.

-Dr. Juan Marcelo Cosin.

“Este programa lo que busca es entregarle a profesores y a asistentes de la educación herramientas para que puedan trabajar con los estudiantes y lograr reducir el estrés que puede ocurrir en ese contexto”, afirmó el rector de la U. Adolfo Ibáñez, Harald Beyer.

Profesores de la comuna de Santiago fueron premiados con becas para recibir mejores herramientas y así poder apoyar más efectivamente la salud mental de sus estudiantes en el marco de la pandemia, transformándose en agentes comunitarios.

Uno de ellos es Rodrigo Gárate, quien trabaja en el Liceo Miguel de Cervantes y que quiso apostar por la enseñanza lúdica, que deja espacio para la imaginación y que no la encasilla solo en libros y textos.

Control y prevención del estrés | Riskcor.com

“Se creó un espacio de vinculación emocional súper potente, de escuchas a los que habían pasado por COVID-19 y a los que tuvieron familiares que lamentablemente fallecieron. Dentro de eso se empezó a crear un espacio de escuchas, que después pasó a ser un espacio de trabajo, de yo tomar por ejemplo alguna asignatura, Lenguaje en este caso, y desde el lenguaje traducir las guías de los profesores hacia la práctica”, contó.

Lee también: Médico tendrá que pagar $760 millones de indemnización por negligencia en cirugía bariátrica

Con la misma creatividad de sus clases este profesor no se rindió ante la emergencia sanitaria y lo logró complementar distintos ramos con sus clases logrando la atención de sus niños y de paso la contención. Por eso Rodrigo fue elegido como agente comunitario gracias al programa Aprendiendo y Cuidándonos en Comunidad.

Harald Beyer, rector de la Universidad Adolfo Ibañez, explica que “este programa lo que busca es entregarle a profesores y a asistentes de la educación herramientas para que puedan trabajar con los estudiantes, para que puedan trabajar con sus familias y lograr, por así decirlo, reducir el estrés que puede ocurrir en ese contexto”.

El estrés y ansiedad durante la pandemia ha sido todo un desafío tanto para profesores como para alumnos. Por eso este programa busca ayudarlos a cuidar su salud mental. La Universidad Adolfo Ibañez junto a la Municipalidad de Santiago y la fundación BHP Chile entregaron 50 becas para el diplomado en formación de agentes comunitarios.

Lee también: Confirman brote de COVID-19 en multitienda del mall de Viña del Mar: Hay 12 personas en cuarentena preventiva

El alcalde Felipe Alessandri afirmó que buscan “capacitarlos en un diplomado desarrollado especialmente por la universidad para aprender a manejar mucho mejor las emociones en tiempos de pandemia. Ojalá que sean herramientas que aporten con un granito de arena para poder tener una comunidad más dialogante”.

Una encuesta de Educación 2020 sobre salud emocional y estado de ánimo de estudiantes ante la pandemia reveló que un 41% manifestó sentir ansiedad o estrés, seguido por frustración y molestia.

Alejandra Garcés, directora de la Fundación BHP Chile, señaló que “pensamos que el apoyo emocional era fundamental también para enfrentar estas condiciones tan duras que estábamos pasando todos como sociedad, pero especialmente los jóvenes, los niños, los estudiantes que estaban quedándose en sus casas, especialmente los más vulnerables, para quienes el colegio es una gran fuente de apoyo emocional”.

Lee también: Universidad de Playa Ancha congelará los valores de los aranceles de todas sus carreras

Es en este escenario donde profesores a pesar de la adversidad y pocos recursos para hacer sus clases pudieron marcar la diferencia y ser la contención que estos niños necesitaban, y que ahora serán premiados con más educación.