Aislamiento para reflexionar

Estimados lectores:

Hace un año escribía sobre el aislamiento social y la cuarentena que ya están presentes en nuestra historia universal en el caso del enfermo  que debe salir del campamento para esperar que pase su enfermedad.

Los motivos de su alejamiento no son para que no contagie a otros, al menos eso no es lo que nos dicen los comentaristas, sino más bien que sirva su reclusión para reflexionar, pensar, meditar y hacer cambios en su persona.

En primera persona: Con 80 años y vive sola en casa: "Lo peor es no besar a  mi familia"

Jamás imaginamos que la situación del Covid y la pandemia, durarían más de un año, pero de todos modos, a pesar del agotamiento mental, físico educacional y económico por el que pasamos la mayoría de los seres humanos del planeta, el mensaje sigue siendo pertinente.

Cuando estamos arriba de un tren a máxima velocidad, es imposible frenar y reflexionar, el mundo entero activó un freno de emergencia y el tren en el que veníamos frenó de golpe, el frenazo tan inesperado nos tiró al piso, ahora estamos empezando a levantarnos, miramos alrededor y empezamos a pensar en reconstruirnos individualmente y como sociedad.

Realmente no sabemos cómo continuara el mundo, pero si podemos elegir como queremos continuar nosotros.


PDTA: Pienso en el país ,en el mundo que prácticamente dejará atrás la pandemia y no puedo evitar pensar en el versículo “La tierra que tiene los ojos de Dios desde el principio del año hasta el final del año”.