Una investigación que nos permitió vivir mejor

«Un hecho histórico para la sanidad  y el cuidado del enfermo.
Hoy en día la toma de este analgésico es normal y necesario para ciertas afecciones.
Así se moviliza las investigaciones. Un hecho revolucionario medico asistencial con el tiempo parecería que el descubrimiento convive con nosotros ni recordamos su investigadores.

En muchísimos casos nuestra subsistencia se la debemos a estos anónimos investigadores.
Escribo y publico este corto artículo, para revindicar a los sabios que nos permitieron años de vida disfrutándola.
Esperemos que dentro de varios años, la actual vacuna contra el Covid 19 suceda algo similar, estoy seguro de ello.»

-Dr. Juan Marcelo Cosin.

Salud: Un nuevo estudio insiste en el riesgo para la salud que causan las  aspirinas


Un 10 de agosto nació la aspirina.

Fue en 1897. El farmacéutico Felix Hoffmann logró sintetizar en los laboratorios Bayer en Alemania, el ácido acetilsalicílico de gran pureza. Desde la antigüedad se conocían las eficaces propiedades de la corteza de sauce para el tratamiento contra la fiebre y el dolor. De hecho, el reverendo anglicano Edward Stone ya había presentado un informe en la Real Sociedad de Medicina Inglesa, donde destacó su acción astringente y contra la suba de temperatura. Con el tiempo, se comenzó a usar el ácido salicílico como medicamento, aunque traía efectos secundarios graves sobre el sistema digestivo. Es ahí cuando Hoffmann entra en esta historia y consigue pasar la fórmula por un proceso de acetilación y convertirlo en el fármaco que se consume hasta hoy. Para lograr su cometido, que era un alivio eficaz para los dolores reumáticos de su padre, se basó en la muestra con impurezas obtenida por su colega, el químico francés Charles Fredéric Gerhardt. Si bien hasta la fecha no cambió su composición original, en 1971 se hizo un descubrimiento que la volvió a posicionar a nivel mundial. El británico John Robert Vane comprobó que el componente suprime la producción de prostaglandinas y tromboxanos, evitando la formación de coágulos: por eso también se la utiliza para la prevención de infartos.