Educación

Habilidades blandas: por qué la escuela no enseña lo que hoy demanda el mundo del trabajo


Clarín.comSociedad

Actualizado al 30/08/2021 20:58


La Encuesta de Continuidad Pedagógica oficial muestra que, de los 10 millones de estudiantes en el país, al menos 1 millón dejó la escuela durante la pandemia. El drama se concentra en el nivel secundario.

Los estudiosos en la materia señalan que las llamadas “habilidades blandas” son un pilar necesario para reforzar (o retomar) el vínculo pedagógico con los adolescentes, así como para impulsar trayectorias escolares exitosas que faciliten el ingreso al mundo laboral.

Un origen muy particular

Jorge Catelli, psicoanalista, profesor, investigador de la Universidad de Buenos Aires (UBA) y miembro titular de Función Didáctica en la Asociación Psicoanalítica Argentina (APA) expone que el énfasis en lo que hoy se denominan o habilidades blandas
Como surgió: a partir de la observación de tropas estadounidense en los años setenta.

Todo indicaba que el mejor desempeño no se daba en los grupos con mayores conocimientos del arte? marcial, sino en aquellos que tenían ciertas cualidades: buena comunicación intra e intergrupal, trabajo colaborativo, comunicación asertiva y eficaz.

. Catelli nombra la gestión de crisis y la capacidad de liderazgo cooperativo como dos ejemplos claros.

En el campo educativo, el estudio de estas capacidades tiene una larga tradición, a cargo de figuras como Vigotsky, Bruner y Piaget.

Pero las habilidades blandas, en realidad, existirían “desde que la humanidad es tal”, el ser humano es el único animal que nace indefenso y vulnerable, requiere de otros para sobrevivir.

Desde el punto de vista psicoanalítico, Catelli distingue el factor comunicacional y social,

¿Estas capacidades deben ser aprendidas durante la niñez y adolescencia o pueden ser incorporadas en instancias posteriores?
“Si las personas atraviesan tempranamente experiencias que privilegian la solidaridad y el trabajo en equipo, estas se van a ver potenciadas”.

El rol de la escuela y los adultos es fundamental. “todo entrenamiento va a ser una post educación”.

La revolución de Internet generó una crisis en el modelo escolástico de enseñanza, donde los saberes estaban centralizados. “¿Qué enseña la escuela hoy y que debería enseñar?”, se preguntan los docentes.

Internet cambió el paradigma de acceso al conocimiento.

En una era donde el conocimiento sobreabunda  el pensamiento crítico sería una habilidad blanda fundamental para seleccionar información de manera aguda y no ingenua.

Pandemia y marco regional


Daniela Trucco es Oficial de Asuntos Sociales de la División de Desarrollo Social de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL).

Un primer dato que arroja es que América Latina y el Caribe constituyen una de las regiones del mundo con más tiempo de interrupción de clases presenciales, con un promedio de 48 semanas con cierres parciales o completos.

“Sin dudas, esto va a tener un impacto“.

Trucco señala la necesidad de priorizar el bienestar socioemocional de la comunidad educativa: “habilidades blandas para poder recuperar los procesos de enseñanza y conexión con la educación”.

El nivel secundario es el más afectado por la deserción escolar en épocas de crisis.


“La formación de ciudadanos críticos y preparados para la diversidad desde antes de la pandemia. Esta es una oportunidad para visibilizar la importancia que este tipo de habilidades tienen. Ya sabíamos que estábamos ante un escenario de alta incertidumbre respecto al presente y al futuro, en un escenario mundial marcado por constantes cambios económicos, políticos, ambientales y sociales, que afectan profundamente los trayectos educativos y laborales. Las nuevas generaciones viven un contexto complejo y desafiante”, subraya.

“Desde la CEPAL investigamos cuáles habilidades demandará el futuro, para poder desarrollarlas hoy desde la educación.

 Entre las habilidades más demandadas en el mercado laboral, se encuentran la capacidad de aprendizaje, la adaptabilidad, la colaboración, la comunicación verbal y escrita, la creatividad y la innovación, la solución de problemas y la toma de decisiones, el pensamiento crítico, el manejo de información y datos, el liderazgo, la tecnología y la computación.

“Los estudiantes que mejor pudieron abordar la crisis actual son aquellos con autonomía para poder seguir aprendiendo y conectarse”, define Trucco.

“A pesar de que existe una narrativa sobre estas competencias, que se ha incorporado a la legislación educativa de los países de la región, su aplicación sigue siendo imperfecta y requiere mayor articulación a nivel presupuestario y de políticas públicas”, refiere la especialista de la CEPAL.

¿Materia específica o contenido transversal?


Micaela Finoli
es abogada de la Universidad Torcuato Di Tella y cursó una Maestría en Gestión Educativa de la Universidad de San Andrés. Trabajó en la Unidad de Evaluación Integral de la Calidad y Equidad Educativa del Ministerio de Educación de la Ciudad de Buenos Aires, y actualmente se desempeña como investigadora asociada del Programa de Educación del Diálogo Interamericano.

La experta aclara que no hay consenso sobre cómo denominar a estas competencias. Algunos hablan de habilidades blandas, otros de no cognitivas, de habilidades para la vida o “para el siglo XXI”.

Específicamente en el ámbito educativo hay un incipiente consenso en que la denominación más acertada es Habilidades Socioemocionales (HSE)”, complementa.

Finoli informa que, “en todos los casos se incluyen habilidades vinculadas específicamente con las actividades académicas que impactan en el desempeño escolar: por ejemplo motivación, determinación, perseverancia”. Y que pueden predecir un buen desarrollo en el área laboral, pero también de los vínculos y hasta de la salud.

Si bien la familia, el entorno social y distintas instituciones colaboran a su desenvolvimiento, Finoli apunta al rol escolar.

Esta incorporación puede hacerse de modo transversal (como ocurre en Argentina, Brasil, Uruguay y otros países de la región) o puede incluirse como materia específica (así es en Chile, Ecuador, México y Perú).

“El caso de Perú es interesante, porque la asignatura se presenta específicamente en el nivel secundario y se focaliza en ‘educación para el trabajo'”, ejemplifica la educadora.

“Si bien la inclusión en los currículos y las evaluaciones es un gran avance, todavía queda mucho por hacer. Especialmente pensando en qué herramientas se les están brindando a los docentes para llevar a cabo esta tarea”, finaliza.

Déficit en la solución de problemas


Las pruebas PISA ​(Programa para la Evaluación Internacional de Alumnos) examinan, en distintos países, el rendimiento de alumnos de 15 años en áreas temáticas clave, así como su motivación por aprender, la concepción sobre sí mismos y sus estrategias de aprendizaje.

El proyecto nació con la idea de crear “un lenguaje común” y una “plataforma global de colaboración” en materia pedagógica

Andreas Schleicher. /AFP

Él es director del área educativa de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) y creador de las PISA. Las competencias “blandas” están en el centro de su interés.

sSabe que en Argentina se han criticado estas pruebas, ya que examinan aspectos que no se aprenden en la escuela: este es justamente su objetivo.
En la evaluación que se hacen en las escuelas debemos tener en cuenta esta observación cuando se dan los resultados

Schleicher afirma: “Los estudiantes argentinos son buenos en recordar contenidos. Por eso arrojan mejores resultados cuando se les pregunta cuestiones relacionadas con la currícula, que cuando se les pide que apliquen esos conocimientos a otros ámbitos”.

“Todavía en Argentina los estudiantes son entrenados para memorizar los contenidos de las asignaturas. En otros países, la educación se transformó para ayudar a pensar de forma más crítica. En los tiempos en que vivimos tenemos que desarrollar habilidades que creen valor, no solo replicar los conocimientos existentes”, advierte.

Durante la pandemia, cerca de 1 millón de chicos dejó la escuela.  Luciano Thieberger.

.

En sus experiencias en aulas locales notó que la Ciencia, por ejemplo, se inculca “casi como una religión”. En otros lugares del mundo, en cambio, se enseña a “cuestionar los contenidos, a investigar, a identificar efectos, a sacar conclusiones basadas en la evidencia, a distinguir hechos de opiniones”.

“No solo nos interesa si los estudiantes manejan aspectos determinados de Ciencia o Química, por ejemplo; sino si pueden pensar como científicos, hacer experimentos, formular preguntas científicamente relevantes. Observamos si los estudiantes pueden aplicar sus habilidades de forma creativa en situaciones que no les son familiares”, detalla el estudioso.

Los asesores de las evaluaciones PISA están formados en Ciencia, Matemática, resolución de problemas y Lengua. Pero no se concentran solo en contenidos curriculares. El equipo está conformado por educadores, pero también por profesionales que aplican la Matemática o el análisis del lenguaje en su rutina laboral.

“En las pruebas no les decimos a los estudiantes que contesten una consigna mediante una ecuación, sino que les damos un problema de la vida real, para que ejerciten qué contenidos aprendidos en la escuela le sirven para solucionarlo. Muchos estudiantes en Argentina tienen problemas con esto”, añade Schleicher.

Los cambios a los que apunta la OCDE tienen que ver con la currícula, pero también con la relación entre alumnos y profesores.

También plantean la necesidad de una capacitación docente, que facilite a los estudiantes a cuestionar el conocimiento establecido, antes que “absorber”.
Por último, sugieren revisar qué contenidos se evalúan en las distintas áreas .Leyendo esto último creo que hay temas que deberíamos tener en cuenta Ejemplo un alumno puede  tener dificultades para  temas de ciencias exactas las matemáticas la física ,pero puede ser un verdadero creador en la música  como interprete o compositor de pequeñas o importantes composiciones, o un eximio deportista creador en diversas técnicas etc.

Efecto crisis

“Como expuso un estudio de la Organización de Estados Iberoamericanos para la Educación, la Ciencia y la Cultura de Argentina, junto a organizaciones como Unicef y Unesco, las brechas durante la pandemia se agrandaron. No solo por la falta de conectividad, dispositivos y recursos tecnológicos, sino también porque los primeros que tuvieron que salir a trabajar son los más necesitados”. Esta Realidad se ve lamentablemente en los lugares donde las necesidades económicas y ambientales están muy presentes.

La villa 31 en Retiro. La crisis económica repercute también en la deserción escolar. Como también en  los barrios formados por la toma de tierras .


Facundo Pajon, licenciado en Ciencia Política por la Universidad de La Matanza, maestrando en Políticas y Administración de la Educación en la Universidad de Tres de Febrero y miembro del equipo de coordinación de Fundación Voz.

La organización se dedica a estudiar, conocer y transformar la escuela secundaria. Pajon recuerda que las crisis repercuten directamente en las aulas y menciona que, desde el 1993 hasta la fecha, el año que más bajó la matrícula fue 2002: luego del estallido financiero y social
Nosotros desde nuestras paginas de Medicina Escolar y la Web salud educación y comunidad presentamos este tema en el escrito  Para Combatir la Pobreza.que lo agregaríamos a esta presentación

“Hay escuelas que sí preparan bien a las / los adolescentes para el mundo laboral y otras que no.
Es un tema de discusión  que es salida laboral,?, prepararlos para trabajar en una fábrica, en un tema desarrollo informático, carreras donde la participación puede ser mayoritaria ,Medicina  Abogacía, ingeniería  estas pueden se estudios con la clásica salida laboral, donde dejamos las que por iniciativa del joven rechazan estas carreras clásicas y deciden estudiar Filosofia ,Letras Dirección artística, Musica , ingeniería de la alimentación ,enfermería universitaria  otras o carreras más cortas terciarias, Carpintero, elctricista, maestro mayor de obra, técnico en imágenes o auxiliar de fisioterapia  etc.
Creo que debemos darle al estudiante las distintas posibilidades de estudio, aunque la elegida no tenga una gran demanda laboral
Tiene que ver con el sistema: es imposible pensar en un proyecto educativo completo, cuando los docentes tienen que trabajar en muchas escuelas para tener un sueldo digno y no tienen concentración horaria, ni tiempo institucional para pensar en cómo mejorar las asignaturas.
Gran verdad El ministerio de la Nación y de las Provincias tienen que preocuparse del tema ,El de las provincia incentivar las posibilidades de carrera que se necesita en la provincia y la Nación creando los programas de distintas carreras desde el Estado y no dejar en manos de la Universidades Privadas esa tarea
que tiene un fin económico  no pensando en las necesidades  del país Como ejemplo podemos presentar la Universidades privadas de Chile

De su experiencia extrae que los mejores resultados son de aquellas instituciones que mantienen vínculos permanentes con su comunidad; que son abiertas y participativas para padres y alumnos; que están lideradas por un equipo directivo que impulsa proyectos de transformación; donde se trabajan proyectos con nuevas modalidades de aprendizaje y cada alumno es acompañado integralmente.

Drama educativo: ofrecen puestos de trabajo y no encuentran jóvenes con el secundario completo
Esta crisis de  los estudiantes en escuelas técnicas y las clásicas se acentuó enlos últimos años con una pobreza en los niños jóvenes de mas   60 %
El 50 % de la población argentina viven en la pobreza.

Habilidades blandas: por qué la escuela no enseña lo que hoy demanda el mundo del trabajo


Clarín.comSociedad

Actualizado al 30/08/2021 20:58


La Encuesta de Continuidad Pedagógica oficial muestra que, de los 10 millones de estudiantes en el país, al menos 1 millón dejó la escuela durante la pandemia. El drama se concentra en el nivel secundario.

Los estudiosos en la materia señalan que las llamadas “habilidades blandas” son un pilar necesario para reforzar (o retomar) el vínculo pedagógico con los adolescentes, así como para impulsar trayectorias escolares exitosas que faciliten el ingreso al mundo laboral.

Un origen muy particular

Jorge Catelli, psicoanalista, profesor, investigador de la Universidad de Buenos Aires (UBA) y miembro titular de Función Didáctica en la Asociación Psicoanalítica Argentina (APA) expone que el énfasis en lo que hoy se denominan o habilidades blandas
Como surgió: a partir de la observación de tropas estadounidense en los años setenta.

Todo indicaba que el mejor desempeño no se daba en los grupos con mayores conocimientos del arte? marcial, sino en aquellos que tenían ciertas cualidades: buena comunicación intra e intergrupal, trabajo colaborativo, comunicación asertiva y eficaz.

. Catelli nombra la gestión de crisis y la capacidad de liderazgo cooperativo como dos ejemplos claros.

En el campo educativo, el estudio de estas capacidades tiene una larga tradición, a cargo de figuras como Vigotsky, Bruner y Piaget.

Pero las habilidades blandas, en realidad, existirían “desde que la humanidad es tal”, el ser humano es el único animal que nace indefenso y vulnerable, requiere de otros para sobrevivir.

Desde el punto de vista psicoanalítico, Catelli distingue el factor comunicacional y social,

¿Estas capacidades deben ser aprendidas durante la niñez y adolescencia o pueden ser incorporadas en instancias posteriores?
“Si las personas atraviesan tempranamente experiencias que privilegian la solidaridad y el trabajo en equipo, estas se van a ver potenciadas”.

El rol de la escuela y los adultos es fundamental. “todo entrenamiento va a ser una post educación”.

La revolución de Internet generó una crisis en el modelo escolástico de enseñanza, donde los saberes estaban centralizados. “¿Qué enseña la escuela hoy y que debería enseñar?”, se preguntan los docentes.

Internet cambió el paradigma de acceso al conocimiento.

En una era donde el conocimiento sobreabunda  el pensamiento crítico sería una habilidad blanda fundamental para seleccionar información de manera aguda y no ingenua.

Pandemia y marco regional


Daniela Trucco es Oficial de Asuntos Sociales de la División de Desarrollo Social de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL).

Un primer dato que arroja es que América Latina y el Caribe constituyen una de las regiones del mundo con más tiempo de interrupción de clases presenciales, con un promedio de 48 semanas con cierres parciales o completos.

“Sin dudas, esto va a tener un impacto“.

Trucco señala la necesidad de priorizar el bienestar socioemocional de la comunidad educativa: “habilidades blandas para poder recuperar los procesos de enseñanza y conexión con la educación”.

El nivel secundario es el más afectado por la deserción escolar en épocas de crisis.


“La formación de ciudadanos críticos y preparados para la diversidad desde antes de la pandemia. Esta es una oportunidad para visibilizar la importancia que este tipo de habilidades tienen. Ya sabíamos que estábamos ante un escenario de alta incertidumbre respecto al presente y al futuro, en un escenario mundial marcado por constantes cambios económicos, políticos, ambientales y sociales, que afectan profundamente los trayectos educativos y laborales. Las nuevas generaciones viven un contexto complejo y desafiante”, subraya.

“Desde la CEPAL investigamos cuáles habilidades demandará el futuro, para poder desarrollarlas hoy desde la educación.

 Entre las habilidades más demandadas en el mercado laboral, se encuentran la capacidad de aprendizaje, la adaptabilidad, la colaboración, la comunicación verbal y escrita, la creatividad y la innovación, la solución de problemas y la toma de decisiones, el pensamiento crítico, el manejo de información y datos, el liderazgo, la tecnología y la computación.

“Los estudiantes que mejor pudieron abordar la crisis actual son aquellos con autonomía para poder seguir aprendiendo y conectarse”, define Trucco.

“A pesar de que existe una narrativa sobre estas competencias, que se ha incorporado a la legislación educativa de los países de la región, su aplicación sigue siendo imperfecta y requiere mayor articulación a nivel presupuestario y de políticas públicas”, refiere la especialista de la CEPAL.

¿Materia específica o contenido transversal?


Micaela Finoli
es abogada de la Universidad Torcuato Di Tella y cursó una Maestría en Gestión Educativa de la Universidad de San Andrés. Trabajó en la Unidad de Evaluación Integral de la Calidad y Equidad Educativa del Ministerio de Educación de la Ciudad de Buenos Aires, y actualmente se desempeña como investigadora asociada del Programa de Educación del Diálogo Interamericano.

La experta aclara que no hay consenso sobre cómo denominar a estas competencias. Algunos hablan de habilidades blandas, otros de no cognitivas, de habilidades para la vida o “para el siglo XXI”.

Específicamente en el ámbito educativo hay un incipiente consenso en que la denominación más acertada es Habilidades Socioemocionales (HSE)”, complementa.

Finoli informa que, “en todos los casos se incluyen habilidades vinculadas específicamente con las actividades académicas que impactan en el desempeño escolar: por ejemplo motivación, determinación, perseverancia”. Y que pueden predecir un buen desarrollo en el área laboral, pero también de los vínculos y hasta de la salud.

Si bien la familia, el entorno social y distintas instituciones colaboran a su desenvolvimiento, Finoli apunta al rol escolar.

Esta incorporación puede hacerse de modo transversal (como ocurre en Argentina, Brasil, Uruguay y otros países de la región) o puede incluirse como materia específica (así es en Chile, Ecuador, México y Perú).

“El caso de Perú es interesante, porque la asignatura se presenta específicamente en el nivel secundario y se focaliza en ‘educación para el trabajo'”, ejemplifica la educadora.

“Si bien la inclusión en los currículos y las evaluaciones es un gran avance, todavía queda mucho por hacer. Especialmente pensando en qué herramientas se les están brindando a los docentes para llevar a cabo esta tarea”, finaliza.

Déficit en la solución de problemas


Las pruebas PISA ​(Programa para la Evaluación Internacional de Alumnos) examinan, en distintos países, el rendimiento de alumnos de 15 años en áreas temáticas clave, así como su motivación por aprender, la concepción sobre sí mismos y sus estrategias de aprendizaje.

El proyecto nació con la idea de crear “un lenguaje común” y una “plataforma global de colaboración” en materia pedagógica

Andreas Schleicher. /AFP

Él es director del área educativa de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) y creador de las PISA. Las competencias “blandas” están en el centro de su interés.

sSabe que en Argentina se han criticado estas pruebas, ya que examinan aspectos que no se aprenden en la escuela: este es justamente su objetivo.
En la evaluación que se hacen en las escuelas debemos tener en cuenta esta observación cuando se dan los resultados

Schleicher afirma: “Los estudiantes argentinos son buenos en recordar contenidos. Por eso arrojan mejores resultados cuando se les pregunta cuestiones relacionadas con la currícula, que cuando se les pide que apliquen esos conocimientos a otros ámbitos”.

“Todavía en Argentina los estudiantes son entrenados para memorizar los contenidos de las asignaturas. En otros países, la educación se transformó para ayudar a pensar de forma más crítica. En los tiempos en que vivimos tenemos que desarrollar habilidades que creen valor, no solo replicar los conocimientos existentes”, advierte.

Durante la pandemia, cerca de 1 millón de chicos dejó la escuela.  Luciano Thieberger.

.

En sus experiencias en aulas locales notó que la Ciencia, por ejemplo, se inculca “casi como una religión”. En otros lugares del mundo, en cambio, se enseña a “cuestionar los contenidos, a investigar, a identificar efectos, a sacar conclusiones basadas en la evidencia, a distinguir hechos de opiniones”.

“No solo nos interesa si los estudiantes manejan aspectos determinados de Ciencia o Química, por ejemplo; sino si pueden pensar como científicos, hacer experimentos, formular preguntas científicamente relevantes. Observamos si los estudiantes pueden aplicar sus habilidades de forma creativa en situaciones que no les son familiares”, detalla el estudioso.

Los asesores de las evaluaciones PISA están formados en Ciencia, Matemática, resolución de problemas y Lengua. Pero no se concentran solo en contenidos curriculares. El equipo está conformado por educadores, pero también por profesionales que aplican la Matemática o el análisis del lenguaje en su rutina laboral.

“En las pruebas no les decimos a los estudiantes que contesten una consigna mediante una ecuación, sino que les damos un problema de la vida real, para que ejerciten qué contenidos aprendidos en la escuela le sirven para solucionarlo. Muchos estudiantes en Argentina tienen problemas con esto”, añade Schleicher.

Los cambios a los que apunta la OCDE tienen que ver con la currícula, pero también con la relación entre alumnos y profesores.

También plantean la necesidad de una capacitación docente, que facilite a los estudiantes a cuestionar el conocimiento establecido, antes que “absorber”.
Por último, sugieren revisar qué contenidos se evalúan en las distintas áreas .Leyendo esto último creo que hay temas que deberíamos tener en cuenta Ejemplo un alumno puede  tener dificultades para  temas de ciencias exactas las matemáticas la física ,pero puede ser un verdadero creador en la música  como interprete o compositor de pequeñas o importantes composiciones, o un eximio deportista creador en diversas técnicas etc.

Efecto crisis

“Como expuso un estudio de la Organización de Estados Iberoamericanos para la Educación, la Ciencia y la Cultura de Argentina, junto a organizaciones como Unicef y Unesco, las brechas durante la pandemia se agrandaron. No solo por la falta de conectividad, dispositivos y recursos tecnológicos, sino también porque los primeros que tuvieron que salir a trabajar son los más necesitados”. Esta Realidad se ve lamentablemente en los lugares donde las necesidades económicas y ambientales están muy presentes.

La villa 31 en Retiro. La crisis económica repercute también en la deserción escolar. Como también en  los barrios formados por la toma de tierras .


Facundo Pajon, licenciado en Ciencia Política por la Universidad de La Matanza, maestrando en Políticas y Administración de la Educación en la Universidad de Tres de Febrero y miembro del equipo de coordinación de Fundación Voz.

La organización se dedica a estudiar, conocer y transformar la escuela secundaria. Pajon recuerda que las crisis repercuten directamente en las aulas y menciona que, desde el 1993 hasta la fecha, el año que más bajó la matrícula fue 2002: luego del estallido financiero y social
Nosotros desde nuestras paginas de Medicina Escolar y la Web salud educación y comunidad presentamos este tema en el escrito  Para Combatir la Pobreza.que lo agregaríamos a esta presentación

“Hay escuelas que sí preparan bien a las / los adolescentes para el mundo laboral y otras que no.
Es un tema de discusión  que es salida laboral,?, prepararlos para trabajar en una fábrica, en un tema desarrollo informático, carreras donde la participación puede ser mayoritaria ,Medicina  Abogacía, ingeniería  estas pueden se estudios con la clásica salida laboral, donde dejamos las que por iniciativa del joven rechazan estas carreras clásicas y deciden estudiar Filosofia ,Letras Dirección artística, Musica , ingeniería de la alimentación ,enfermería universitaria  otras o carreras más cortas terciarias, Carpintero, elctricista, maestro mayor de obra, técnico en imágenes o auxiliar de fisioterapia  etc.
Creo que debemos darle al estudiante las distintas posibilidades de estudio, aunque la elegida no tenga una gran demanda laboral
Tiene que ver con el sistema: es imposible pensar en un proyecto educativo completo, cuando los docentes tienen que trabajar en muchas escuelas para tener un sueldo digno y no tienen concentración horaria, ni tiempo institucional para pensar en cómo mejorar las asignaturas.
Gran verdad El ministerio de la Nación y de las Provincias tienen que preocuparse del tema ,El de las provincia incentivar las posibilidades de carrera que se necesita en la provincia y la Nación creando los programas de distintas carreras desde el Estado y no dejar en manos de la Universidades Privadas esa tarea
que tiene un fin económico  no pensando en las necesidades  del país Como ejemplo podemos presentar la Universidades privadas de Chile

De su experiencia extrae que los mejores resultados son de aquellas instituciones que mantienen vínculos permanentes con su comunidad; que son abiertas y participativas para padres y alumnos; que están lideradas por un equipo directivo que impulsa proyectos de transformación; donde se trabajan proyectos con nuevas modalidades de aprendizaje y cada alumno es acompañado integralmente.

Drama educativo: ofrecen puestos de trabajo y no encuentran jóvenes con el secundario completo
Esta crisis de  los estudiantes en escuelas técnicas y las clásicas se acentuó enlos últimos años con una pobreza en los niños jóvenes de mas   60 %
El 50 % de la población argentina viven en la pobreza.

Educación

Habilidades blandas: por qué la escuela no enseña lo que hoy demanda el mundo del trabajo


Clarín.comSociedad

Actualizado al 30/08/2021 20:58


La Encuesta de Continuidad Pedagógica oficial muestra que, de los 10 millones de estudiantes en el país, al menos 1 millón dejó la escuela durante la pandemia. El drama se concentra en el nivel secundario.

Los estudiosos en la materia señalan que las llamadas “habilidades blandas” son un pilar necesario para reforzar (o retomar) el vínculo pedagógico con los adolescentes, así como para impulsar trayectorias escolares exitosas que faciliten el ingreso al mundo laboral.

Un origen muy particular

Jorge Catelli, psicoanalista, profesor, investigador de la Universidad de Buenos Aires (UBA) y miembro titular de Función Didáctica en la Asociación Psicoanalítica Argentina (APA) expone que el énfasis en lo que hoy se denominan o habilidades blandas
Como surgió: a partir de la observación de tropas estadounidense en los años setenta.

Todo indicaba que el mejor desempeño no se daba en los grupos con mayores conocimientos del arte? marcial, sino en aquellos que tenían ciertas cualidades: buena comunicación intra e intergrupal, trabajo colaborativo, comunicación asertiva y eficaz.

. Catelli nombra la gestión de crisis y la capacidad de liderazgo cooperativo como dos ejemplos claros.

En el campo educativo, el estudio de estas capacidades tiene una larga tradición, a cargo de figuras como Vigotsky, Bruner y Piaget.

Pero las habilidades blandas, en realidad, existirían “desde que la humanidad es tal”, el ser humano es el único animal que nace indefenso y vulnerable, requiere de otros para sobrevivir.

Desde el punto de vista psicoanalítico, Catelli distingue el factor comunicacional y social,

¿Estas capacidades deben ser aprendidas durante la niñez y adolescencia o pueden ser incorporadas en instancias posteriores?
“Si las personas atraviesan tempranamente experiencias que privilegian la solidaridad y el trabajo en equipo, estas se van a ver potenciadas”.

El rol de la escuela y los adultos es fundamental. “todo entrenamiento va a ser una post educación”.

La revolución de Internet generó una crisis en el modelo escolástico de enseñanza, donde los saberes estaban centralizados. “¿Qué enseña la escuela hoy y que debería enseñar?”, se preguntan los docentes.

Internet cambió el paradigma de acceso al conocimiento.

En una era donde el conocimiento sobreabunda  el pensamiento crítico sería una habilidad blanda fundamental para seleccionar información de manera aguda y no ingenua.

Pandemia y marco regional


Daniela Trucco es Oficial de Asuntos Sociales de la División de Desarrollo Social de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL).

Un primer dato que arroja es que América Latina y el Caribe constituyen una de las regiones del mundo con más tiempo de interrupción de clases presenciales, con un promedio de 48 semanas con cierres parciales o completos.

“Sin dudas, esto va a tener un impacto“.

Trucco señala la necesidad de priorizar el bienestar socioemocional de la comunidad educativa: “habilidades blandas para poder recuperar los procesos de enseñanza y conexión con la educación”.

El nivel secundario es el más afectado por la deserción escolar en épocas de crisis.


“La formación de ciudadanos críticos y preparados para la diversidad desde antes de la pandemia. Esta es una oportunidad para visibilizar la importancia que este tipo de habilidades tienen. Ya sabíamos que estábamos ante un escenario de alta incertidumbre respecto al presente y al futuro, en un escenario mundial marcado por constantes cambios económicos, políticos, ambientales y sociales, que afectan profundamente los trayectos educativos y laborales. Las nuevas generaciones viven un contexto complejo y desafiante”, subraya.

“Desde la CEPAL investigamos cuáles habilidades demandará el futuro, para poder desarrollarlas hoy desde la educación.

 Entre las habilidades más demandadas en el mercado laboral, se encuentran la capacidad de aprendizaje, la adaptabilidad, la colaboración, la comunicación verbal y escrita, la creatividad y la innovación, la solución de problemas y la toma de decisiones, el pensamiento crítico, el manejo de información y datos, el liderazgo, la tecnología y la computación.

“Los estudiantes que mejor pudieron abordar la crisis actual son aquellos con autonomía para poder seguir aprendiendo y conectarse”, define Trucco.

“A pesar de que existe una narrativa sobre estas competencias, que se ha incorporado a la legislación educativa de los países de la región, su aplicación sigue siendo imperfecta y requiere mayor articulación a nivel presupuestario y de políticas públicas”, refiere la especialista de la CEPAL.

¿Materia específica o contenido transversal?


Micaela Finoli
es abogada de la Universidad Torcuato Di Tella y cursó una Maestría en Gestión Educativa de la Universidad de San Andrés. Trabajó en la Unidad de Evaluación Integral de la Calidad y Equidad Educativa del Ministerio de Educación de la Ciudad de Buenos Aires, y actualmente se desempeña como investigadora asociada del Programa de Educación del Diálogo Interamericano.

La experta aclara que no hay consenso sobre cómo denominar a estas competencias. Algunos hablan de habilidades blandas, otros de no cognitivas, de habilidades para la vida o “para el siglo XXI”.

Específicamente en el ámbito educativo hay un incipiente consenso en que la denominación más acertada es Habilidades Socioemocionales (HSE)”, complementa.

Finoli informa que, “en todos los casos se incluyen habilidades vinculadas específicamente con las actividades académicas que impactan en el desempeño escolar: por ejemplo motivación, determinación, perseverancia”. Y que pueden predecir un buen desarrollo en el área laboral, pero también de los vínculos y hasta de la salud.

Si bien la familia, el entorno social y distintas instituciones colaboran a su desenvolvimiento, Finoli apunta al rol escolar.

Esta incorporación puede hacerse de modo transversal (como ocurre en Argentina, Brasil, Uruguay y otros países de la región) o puede incluirse como materia específica (así es en Chile, Ecuador, México y Perú).

“El caso de Perú es interesante, porque la asignatura se presenta específicamente en el nivel secundario y se focaliza en ‘educación para el trabajo'”, ejemplifica la educadora.

“Si bien la inclusión en los currículos y las evaluaciones es un gran avance, todavía queda mucho por hacer. Especialmente pensando en qué herramientas se les están brindando a los docentes para llevar a cabo esta tarea”, finaliza.

Déficit en la solución de problemas


Las pruebas PISA ​(Programa para la Evaluación Internacional de Alumnos) examinan, en distintos países, el rendimiento de alumnos de 15 años en áreas temáticas clave, así como su motivación por aprender, la concepción sobre sí mismos y sus estrategias de aprendizaje.

El proyecto nació con la idea de crear “un lenguaje común” y una “plataforma global de colaboración” en materia pedagógica

Andreas Schleicher. /AFP

Él es director del área educativa de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) y creador de las PISA. Las competencias “blandas” están en el centro de su interés.

sSabe que en Argentina se han criticado estas pruebas, ya que examinan aspectos que no se aprenden en la escuela: este es justamente su objetivo.
En la evaluación que se hacen en las escuelas debemos tener en cuenta esta observación cuando se dan los resultados

Schleicher afirma: “Los estudiantes argentinos son buenos en recordar contenidos. Por eso arrojan mejores resultados cuando se les pregunta cuestiones relacionadas con la currícula, que cuando se les pide que apliquen esos conocimientos a otros ámbitos”.

“Todavía en Argentina los estudiantes son entrenados para memorizar los contenidos de las asignaturas. En otros países, la educación se transformó para ayudar a pensar de forma más crítica. En los tiempos en que vivimos tenemos que desarrollar habilidades que creen valor, no solo replicar los conocimientos existentes”, advierte.

Durante la pandemia, cerca de 1 millón de chicos dejó la escuela.  Luciano Thieberger.

.

En sus experiencias en aulas locales notó que la Ciencia, por ejemplo, se inculca “casi como una religión”. En otros lugares del mundo, en cambio, se enseña a “cuestionar los contenidos, a investigar, a identificar efectos, a sacar conclusiones basadas en la evidencia, a distinguir hechos de opiniones”.

“No solo nos interesa si los estudiantes manejan aspectos determinados de Ciencia o Química, por ejemplo; sino si pueden pensar como científicos, hacer experimentos, formular preguntas científicamente relevantes. Observamos si los estudiantes pueden aplicar sus habilidades de forma creativa en situaciones que no les son familiares”, detalla el estudioso.

Los asesores de las evaluaciones PISA están formados en Ciencia, Matemática, resolución de problemas y Lengua. Pero no se concentran solo en contenidos curriculares. El equipo está conformado por educadores, pero también por profesionales que aplican la Matemática o el análisis del lenguaje en su rutina laboral.

“En las pruebas no les decimos a los estudiantes que contesten una consigna mediante una ecuación, sino que les damos un problema de la vida real, para que ejerciten qué contenidos aprendidos en la escuela le sirven para solucionarlo. Muchos estudiantes en Argentina tienen problemas con esto”, añade Schleicher.

Los cambios a los que apunta la OCDE tienen que ver con la currícula, pero también con la relación entre alumnos y profesores.

También plantean la necesidad de una capacitación docente, que facilite a los estudiantes a cuestionar el conocimiento establecido, antes que “absorber”.
Por último, sugieren revisar qué contenidos se evalúan en las distintas áreas .Leyendo esto último creo que hay temas que deberíamos tener en cuenta Ejemplo un alumno puede  tener dificultades para  temas de ciencias exactas las matemáticas la física ,pero puede ser un verdadero creador en la música  como interprete o compositor de pequeñas o importantes composiciones, o un eximio deportista creador en diversas técnicas etc.

Efecto crisis

“Como expuso un estudio de la Organización de Estados Iberoamericanos para la Educación, la Ciencia y la Cultura de Argentina, junto a organizaciones como Unicef y Unesco, las brechas durante la pandemia se agrandaron. No solo por la falta de conectividad, dispositivos y recursos tecnológicos, sino también porque los primeros que tuvieron que salir a trabajar son los más necesitados”. Esta Realidad se ve lamentablemente en los lugares donde las necesidades económicas y ambientales están muy presentes.

La villa 31 en Retiro. La crisis económica repercute también en la deserción escolar. Como también en  los barrios formados por la toma de tierras .


Facundo Pajon, licenciado en Ciencia Política por la Universidad de La Matanza, maestrando en Políticas y Administración de la Educación en la Universidad de Tres de Febrero y miembro del equipo de coordinación de Fundación Voz.

La organización se dedica a estudiar, conocer y transformar la escuela secundaria. Pajon recuerda que las crisis repercuten directamente en las aulas y menciona que, desde el 1993 hasta la fecha, el año que más bajó la matrícula fue 2002: luego del estallido financiero y social
Nosotros desde nuestras paginas de Medicina Escolar y la Web salud educación y comunidad presentamos este tema en el escrito  Para Combatir la Pobreza.que lo agregaríamos a esta presentación

“Hay escuelas que sí preparan bien a las / los adolescentes para el mundo laboral y otras que no.
Es un tema de discusión  que es salida laboral,?, prepararlos para trabajar en una fábrica, en un tema desarrollo informático, carreras donde la participación puede ser mayoritaria ,Medicina  Abogacía, ingeniería  estas pueden se estudios con la clásica salida laboral, donde dejamos las que por iniciativa del joven rechazan estas carreras clásicas y deciden estudiar Filosofia ,Letras Dirección artística, Musica , ingeniería de la alimentación ,enfermería universitaria  otras o carreras más cortas terciarias, Carpintero, elctricista, maestro mayor de obra, técnico en imágenes o auxiliar de fisioterapia  etc.
Creo que debemos darle al estudiante las distintas posibilidades de estudio, aunque la elegida no tenga una gran demanda laboral
Tiene que ver con el sistema: es imposible pensar en un proyecto educativo completo, cuando los docentes tienen que trabajar en muchas escuelas para tener un sueldo digno y no tienen concentración horaria, ni tiempo institucional para pensar en cómo mejorar las asignaturas.
Gran verdad El ministerio de la Nación y de las Provincias tienen que preocuparse del tema ,El de las provincia incentivar las posibilidades de carrera que se necesita en la provincia y la Nación creando los programas de distintas carreras desde el Estado y no dejar en manos de la Universidades Privadas esa tarea
que tiene un fin económico  no pensando en las necesidades  del país Como ejemplo podemos presentar la Universidades privadas de Chile

De su experiencia extrae que los mejores resultados son de aquellas instituciones que mantienen vínculos permanentes con su comunidad; que son abiertas y participativas para padres y alumnos; que están lideradas por un equipo directivo que impulsa proyectos de transformación; donde se trabajan proyectos con nuevas modalidades de aprendizaje y cada alumno es acompañado integralmente.

Drama educativo: ofrecen puestos de trabajo y no encuentran jóvenes con el secundario completo
Esta crisis de  los estudiantes en escuelas técnicas y las clásicas se acentuó enlos últimos años con una pobreza en los niños jóvenes de mas   60 %
El 50 % de la población argentina viven en la pobreza.